Alerta por expansión de cultivos de Aguacate Hass en el Corredor de Vida del municipio de Sotará

Corredor de Vida Sotará
Fotografía: Equipo de Derechos Humanos CIMA

El pasado 01 de agosto se realizó el encuentro zonal del Corredor de Vida del municipio de Sotará el cual está integrado por los corregimientos de Antón Moreno, El Crucero, Trilladero e Higuerón donde hay presencia de la base social del Comité de Integración del Macizo Colombiano CIMA. Este territorio hace parte de la propuesta de construcción de la Zona Reserva Campesina «Territorio Campesino Agroambiental El Roble»

Es importante señalar que el corredor de vida es de gran importancia ambiental y social puesto que allí nacen los ríos, quebradas y nacimientos de agua que abastecen de este recurso hídrico a los municipios de Sotará, Timbío y Popayán.

En esta jornada se realizó un recorrido territorial donde fue evidente el aumento de las hectáreas sembradas de Aguacate Hass en monocultivo. Esto ha generado gran preocupación al interior de las organizaciones locales puesto que es un cultivo que se caracteriza por su alta demanda de agua y que en los departamentos de Quindío y Tolima y en países como Chile y México han generado fuertes tensiones sociales y desabastecimiento del agua y que han desencadenado en movimientos organizados por la lucha y el acceso al agua.

Junto al crecimiento del monocultivo del Aguacate Hass coexiste en este territorio los monocultivos forestales que han venido desarrollando diferentes multinacionales y que también han presionado a la erosión del suelo y agotamiento de las fuentes hídricas. Esta situación ha colocado a las organizaciones locales en un estado de alerta frente a estos dos monocultivos y las implicaciones de corto, mediano y largo plazo sobre las afectaciones a las fuentes hídricas y el suelo.

En esta jornada se proyectó el plan de trabajo de las organizaciones locales que buscan el fortalecimiento organizativo y la defensa del territorio y del agua. Asimismo, se reconocieron las diferentes iniciativas que vienen trabajando en la producción de abonos orgánicos elaborados con estiércol de ganado en un proceso de compostaje con lombriz californiana para la obtención de humus solido y liquido, como la invención campesina para la elaboración de maquinarias que les faciliten el trabajo y en transformación de lácteos en quesos y arequipes, mermelada de frambuesa y productos de las huertas caseras.