Es hora de parar la guerra, cumplir Los Acuerdos y construir una Paz Participada, Justa y Duradera en los territorios y con las comunidades del Cauca

El Espacio Regional de Paz y la Articulación por la Paz de Cauca, Nariño y Valle del Cauca, y demás personas y organizaciones que suscriben esta Declaración:

  1. Rechazamos el atentado contra las instalaciones de la Alcaldía de Corinto ocurrido este 26 de marzo de 2021, así como las acciones armadas indiscriminadas ejecutadas por diferentes actores armados en los últimos días. Los ataques a la población civil en el municipio Argelia, los asesinatos, los desplazamientos y confinamientos de comunidades en Timbiqui y el Palo Caloto, las afectaciones por combates en el resguardo de Jambaló y la continuidad de amenazas contra líderes, son inaceptables. Nos solidarizamos con las víctimas, familias e instituciones afectadas.
  2. Consideramos evidente que este escenario es resultado de una política gubernamental equivocada y en muchos aspectos contraria a la paz, a la equidad social y a las garantías para la democracia. Llamamos de forma vehemente al Gobierno Nacional a modificarla.
  3. Estamos comprometidas y comprometidos con la puesta en marcha del Pacto Caucano por la vida, la paz los derechos humanos y el territorio. Llamamos a que la institucionalidad y los gremios empresariales a comprometerse en la adopción y ejecución de medidas inmediatas que contribuyan a cambiar el escenario regional de mayor empobrecimiento y escalamiento territorial de la violencia.
  4. Exigimos que el gobierno nacional se comprometa con la implementación integral del Acuerdo Final de Paz. En especial debe honrarse el compromiso de sustitución gradual, voluntaria y concertada de cultivos con usos ilícitos; fortalecer el proceso de reincorporación de los ex integrantes de las FARC-EP; reanudar los diálogos con el ELN; activar los mecanismos que garanticen la veeduría a las Fuerzas Armadas y su ejercicio en el pleno respeto a los DDHH y al DIH; y convocar a las organizaciones sociales para cumplir lealmente las prioridades del PDET y las iniciativas de paz. Todo ello contribuirá con mayor efectividad a la paz territorial y a la vida digna de las comunidades.
  5. Llamamos a las autoridades locales y regionales a desarrollar todas las acciones que estén a su alcance dirigidas a la protección de la vida e integridad de los líderes, lideresas, defensores y defensoras de Derechos Humanos, reincorporados, víctimas y comunidades.
  6. Convocamos a todos los actores armados ilegales y al gobierno nacional a adoptar un cese del fuego de carácter multilateral o unilateral simultáneo.
  7. Llamamos a la institucionalidad y los organismos defensores de los Derechos Humanos del orden internacional a respaldar las acciones en procura de respaldar las acciones humanitarias y en posibilitar y/o suscribir acuerdos o diálogos humanitarios territoriales en el departamento del Cauca, respetuosos de la autonomía de los pueblos indígenas, afrocolombianos, campesinos y demás organizaciones sociales.
  8. Especialmente llamamos a que respalden institucional y políticamente los ejercicios de autoprotección autónoma de las comunidades rurales y urbanas, entre ellos las guardias o custodios indígenas, cimarronas y campesinas.

¡¡Cuenten con nosotras y nosotros para la paz justa, territorial y duradera…nunca para la guerra!!
Territorios del sur occidente colombiano,

30 de marzo de 2021